Press

Exposición completa: “Desierto de Atacama”.

 

Conocer el desierto fue una experiencia que cambió mi forma de verlo para siempre.

Tal vez lo primero que uno (al que le toque) debe admitir después de viajar al desierto de Atacama, es la ignorancia previa. Así me sentí después de superar la falta de oxígeno. Ignorante. De alguna forma, uno busca excusarse, después de todo “desierto”, definido por la R.A.E, dice de un “despoblado, inhabitado, solo; territorio arenoso o pedregoso que, por la falta casi total de lluvias, carece de vegetación o la tiene muy escasa.” Yo esperaba ver eso. Nada más.

Habría que regalarles un pasaje y estadía a las personas que lo definieron así. Porque es como definir al “océano” como una gran cantidad de agua. Muy escasa la definición.

Es cierto que se ve un territorio arenoso, pedregoso, árido, despoblado, a veces ventoso, seco, seco y muy seco.  Pero como comparaba anteriormente, es como decir: olas, agua, viento, humedad y despoblado. Las bastas superficies arenosas, pedregosas y arcillosas, disfrazan de “aquel concepto de desierto” a una riqueza mineral “incalculable”. Al menos para mí, porque otros menos ignorantes lograron instalar la mayor mina de cobre del mundo, a cielo abierto y de las otras. Si creen que eso no se ve, entonces pasen por la ciudad de Chuquicamata de noche y vean el cobre fundido brillar en la noche como un río de lava al rojo vivo.

La “vida” en el desierto adquiere formas, importancia, definiciones nuevas, cambios y hasta magia.

Un claro ejemplo es el agua, que nace en un volcán activo de cumbre nevada; baja, se congela, se derrite nuevamente, hierve en un geiser rodeado de hielo, se evapora, sigue, forma ríos, da de beber a los humanos y animales, riega plantaciones, moldea la tierra, forma ciudades, lagunas, se vuelve salada, se evapora, forma nubes y vuelve a caer como lluvia sobre alguna cumbre. Todo eso pasa con el agua en el desierto.

La vida se desarrolla en lo extremo, entre el agua congelada e hirviendo, en ese límite surrealista donde menos uno se imagina. Pero ahí está la vida, en sus más diversas y radicales formas.

El desierto para mí, fue el descubrir un mundo desconocido, deshacerme de ideas, conceptos y definiciones para reverlas, redefinirlas, ampliarlas.

El desierto es abundancia, riqueza, esfuerzo, supervivencia, valor, constancia, diversidad, tiempo, historia, hogar, trabajo, desconocido, cambio, movimiento, vida, fin y comienzo nuevamente.

No pretendo definir, ni corregir a nadie, ni presumir que esto es muestra de todo el desierto, pero así lo viví yo y eso es seguro.

Tal vez alguien más lo vivió así y lo quería compartir.

MGC. 2013.